4969605922_388510644d_o


Bailar

5041147143_e9f2b7c828_b


Salir


2074466944_746a379f41


Musica en Vivo

NO SOLAMENTE PLAYA Y FIESTAS - Historia de Calella

Además de arena dorada y mar azul, Calella esconde en sus calles estrechas Cultura y tradiciones que no todo el mundo conoce. Calella es una ciudad con más de 650 años de antigüedad,  ha sido y aún es una ciudad abierta al mar y a la montaña, celosa de su patrimonio, con un pasado rico en hechos y siempre abierta a la catalanidad. Si pasas unos días aquí tienes que descubrir sus encantos. Como un explorador , tienes que perderte en sus callezuelas para conocer un rico patrimonio por descubrir! 

La parte más interesante de la ciudad es sin duda el entorno de la Plaça de la Vila, donde a partir del siglo XIV se celebraba el mercado que originó el posterior crecimiento urbano.  

El Museu-Arxiu  (museo-archivo) de Calella está instalado e n un caseró   n del siglo XVII y constituye una buena muestra de la tradición y de la obra de varios artistas locales. Tiene un interés especial el fondo documental conservado en el archivo hi stórico, nutrido con la aportación de diferentes familias de Calella, con pergamino s que se remontan al siglo XI y que permite n repasar la historia de la ciudad desde sus orígenes.  

Los siglos XVIII y XIX han dejado su huella en las fundaciones religios as de los capuchinos y de Lestonnac y e n las ruinas emblemáticas de las antiguas torres de comunicación óptica. El núcleo antiguo s e conserva alred edor de la iglesia, con calles estrechas y  rectilíneas donde hay mucha actividad durante el v erano.

 

Lugares de  visita obligada son:  

La coqueta capilla de Sant Quirze y Santa Julita;

Después de un corto paseo, el símbolo de la ciudad, el Faro, construido en 1859 y las Torretes, de telegrafía óptica, construidas en 1849 y 1850 en la zona del faro;

Las plazas de la  Iglesia y de Cataluña y la del Bunyo    


 

El Parque Dalmau, construido a principios del siglo XX, un paraje para disfrutar de la naturaleza y  de sus som bras;

El paseo Manuel Puigvert, de la misma época que el Parque Dalmau, con los pláta nos centenarios  

El nuevo paseo de Garbí, que permiten caminar y descansar plácidamente disfrutando de la vista que nos regala el mar;    

Las pistas forestales a diferentes puntos del Montnegre, idóneos para hacer senderismo y bicicleta de montaña.  

Estas son algunas de las razones que hacen de Calella, que fue pione ra  del turismo en Cataluña y España y que ha continuado manteniendo su oferta turística a  un alto nivel, conviertiéndose en la capital turística de la Costa del Maresme.